Mindful eating: utiliza la psicología para controlar tus comidas

Nuestro estilo de vida frenético muchas veces no nos permite tener el tiempo necesario para comer de manera adecuada y esto se refleja en nuestro organismo, de manera interna, y en nuestra piel, de manera externa. En The Beauty Concept creemos en el Mindful eating, una filosofía que se apoya en la importancia de alimentarse de manera consciente. El ser humano es una sofisticada máquina capaz de autorregular sus señales químicas que tienden a regular nuestro peso al margen de las calorías.

El cuerpo humano, es capaz de volverse ahorrativo si adelgazamos mucho, o acelerar el metabolismo si empezamos a comer de manera indiscriminada, en un intento por mantener nuestro peso ideal. El problema es que nosotros no escuchamos las señales que manda nuestro organismo, creemos que tenemos hambre cuando tenemos sed, o seguimos comiendo cuando estamos saciados.

Existen personas capaces de mantener su peso sin esfuerzo; son comedores intuitivos, que no se comen todo lo que se les pone por delante, son personas de hábitos saludables que presentan menor riesgo de mortalidad. De la misma manera que existen personas que se pasan la vida manteniendo su hambre a raya con hábitos menos saludables y mayor mortalidad. Por tanto, actualmente se aconseja seguir y escuchar las señales que nos envía nuestro propio cuerpo, porque muchos de los problemas con nuestro peso se reducirían, si dejáramos de comer cuando no tenemos hambre.

Pautas a seguir que aconsejamos en The Beauty Concept:

  1. Comer cuando tenemos hambre.
  2. Masticar cada bocado, y si es posible dejar el cubierto entre bocado y bocado.
  3. Evitar comer de pie y sin distracciones: Móvil, tableta, ordenador, televisión…
  4. Usa platos bonitos.
  5. Come fibra, que hace que se normalice los niveles de azúcar y alarga el tiempo de saciedad.
  6. Beber agua entre bocado y bocado y a lo largo del día.
  7. Deja comida saludable a la vista, que sea lo primero que veas al abrir el frigorífico. Cuantos más colores hay en un plato, más sano es, frutas y verduras.
  8. Disfrutar comprando los alimentos y cocinándolos.
  9. Planificar las comidas pero evita las rutinas, aconsejamos probar comidas nuevas
  10. Comer en el último plato lo que más nos guste, que es lo que se queda en la memoria.
  11. Distraerse si se tiene hambre.
  12. Saber cuándo debemos parar (que no tiene por qué coincidir con terminar toda la comida del plato).
  13. Evitar las calorías vacías (calorías que no aportan ningún tipo de alimento), como el alcohol, gominolas, caramelos etc.
  14. Evitar comer con gente a diario (lo que es vida social), en casa con la familia sí; y poder así, un día del fin de semana tener esa vida social, ya más liberado en cuanto a alimentación se refiere.
  15. Inspirar profundamente para llevarte al momento presente de la comida.
  16. El yoga es una buen ejercicio para controlar el apetito.

Estas pautas son especialmente útiles en épocas como la navideña, que está a la vuelta de la esquina. Controlar lo que comemos, sin dejar de disfrutar, es la clave para quedarnos sólo con lo bueno de las fiestas.

 

Paz Torralba

Directora de The Beauty Concept

Deja un comentario