• Las citoquinas reparan la piel ante cualquier alteración del colágeno, la elastina o de cualquier macromolécula.
  • Éstas estimulan los fibroblastos (encargados de producir el colágeno y la elastina) para poder reemplazar las células dañadas.
  • Las citoquinas también actúan en la epidermis favoreciendo la renovación de la misma y como autodefensa de la piel estimulando el sistema inmunológico.