Principios activos

Cola de caballo (Equiseto)

  • Es astringente, hemostática y ayuda a renovar las células.
  • Gracias a su alto contenido en ácido silícico, estimula el metabolismo de la piel y del tejido conectivo y ayuda a cicatrizar heridas.
  • Posee un alto contenido en minerales para mantener la hidratación de la piel.
  • Está especialmente indicada para tratar la piel seca, sensible e inflamada, así como con dermatitis atópica y eccemas.

Propiedades:

  • Astringente
  • Renueva las células
  • Estimula el metabolismo, fortalece el tejido conectivo
  • Propiedades curativas y hemostáticas
  • Ayuda a mantener la piel hidratada
  • Ideal para pieles secas, sensibles e inflamadas
  • Ideal para tratar la dermatitis atópica y los eccemas

Aceite de Argán

  • El aceite de argán se extrae por presión de las semillas del árbol que caen al suelo.
  • Tiene una composición muy equilibrada de ácido oleico, ácido linoleico y ácido palmítico, cubriendo así una amplia gama de ácidos grasos.
  • Soporta las funciones naturales de la piel y tiene propiedades antioxidantes.
  • Debido a sus propiedades estimulantes, el aceite de argán se utiliza como ingrediente antiedad.

Propiedades:

  • Antioxidante, ideal para pieles maduras
  • Refuerza la barrera protectora de la piel
  • Altamente nutritivo, especialmente para la piel seca

Retinol (Vitamina A)

  • Es un derivado de la Vitamina A.
  • Se le atribuyen propiedades antiedad y antioxidantes, además de ser en ocasiones recomendado para tratar el acné.
  • El retinol realiza una exfoliación superficial de la piel que le permite deshacerse de las células muertas, por lo que resulta eficaz en el tratamiento de acné, arrugas e hiperpigmentaciones.
  • Además, se considera que estimula la producción de colágeno y elastina, por lo que es uno de los ingredientes ‘antiage’ más buscados.

Tocoferol (Vitamina E)

  • La vitamina E o “tocoferol” tiene propiedades antioxidantes y protectoras de células. Además, mantiene la hidratación en la capa córnea de la piel.
  • Es antiinflamatorio y reduce el daño de la piel causado por la radiación UV.

Aceite de oliva

  • Se utiliza como antiinflamatorio y para mejorar la circulación sanguínea.
  • Penetra muy lentamente en la capa córnea de la piel y actúa allí especialmente como demulcente, por lo que es un ingrediente perfecto para tratar la piel áspera y escamosa.
  • Sus ácidos grasos protegen la piel y la hidratan.

Propiedades:

  • Mejora la circulación
  • Antiinflamatorio
  • Regenera la piel
  • Protege, hidrata y suaviza la piel

Aceite de soja

  • Regenera la piel y regula la queratinización.
  • Es hidratante y no graso, por eso, es adecuado tanto para pieles secas como grasas.
  • Tiene la capacidad para activar las células de la piel.

Propiedades:

  • Regenerador cutáneo
  • Hidratante, para pieles secas
  • Colesterol
  • Para luchar contra el envejecimiento.
  • Igual que se encuentra en sangre, forma parte del estrato córneo, pero con el paso de los años se pierde.
  • Es idóneo para pieles secas.
  • Ayuda a restablecer la barrera externa de la piel e impulsar su regeneración natural, a la vez que la nutre al máximo para mejorar los tejidos.
  • Mejora el aspecto de la piel en cuanto a suavidad, flacidez, poros y luminosidad global.

Manteca de Karité

  • La manteca de Karité es la grasa extraída de los núcleos de la nuez del fruto del árbol de Karite, originario de África.
  • Tiene un contenido particularmente alto de tocoferoles y antioxidantes.
  • Tiene además propiedades hidratantes.
  • Regula el equilibrio de la hidratación de la piel, la calma y la suaviza, pero sin engrasarla.
  • Fortalece la barrera lipídica de la piel y es ideal para tratar la neurodermatitis y la piel dañada.

Propiedades:

  • Hidratante y protectora
  • Calma la piel
  • Nutritiva y antioxidante
  • Extracto de polen
  • Tiene funciones dermatológicas que mejoran la apariencia de la piel: desde la disminución de las estrías o la reducción del acné, hasta combatir el exceso de grasa y la flacidez.

Centella asiática

  • Estimula la cicatrización y la regeneración de los tejidos.
  • Tiene propiedades antibacterianas y está especialmente indicada para las pieles más maduras, porque promueve la formación de los vasos sanguíneos periféricos y estimula la producción de colágeno de la piel.
  • Además, mejora la circulación.

Aceite de aguacate

  • Promueve la regeneración celular y es ideal para el cuidado de la piel seca, agrietada o dañada.
  • Su alto contenido en ácido palmitoleico favorece a las pieles sensibles y dañadas.
  • Como aditivo, el aceite de aguacate también ayuda a mejorar el efecto de otros ingredientes haciendo que éstos penetren mejor en la piel.

Ingredientes

Aqua, PEG-6 stearate, Methylsilanol Mannuronate, Hydrogenated Palm/Palm Kernel Oil PEG-6 Esters, Propylene glycol, Glycol stearate, PEG-32 stearate, Paraffinum Liquidum, Sorbitol, Phenoxyethanol, PEG-75 Lanolin, Gelatin, Disteardimonium Hectorite, Sorbic Acid, Imidazolidinyl Urea, Squalane, Equisetum arvense extract, Argania Spinosa Kernel Oil, Propylene Carbonate, Olea Europaea Oil Unsaponifiables, Glycine Soja Oil Unsaponifiables, Ethylhexylglycerin, Pollen Extract, Laneth-16, Cholesterol, Steareth-16, Ceteth-16, Butyrospermum Parkii (Shea) Butter Extract, Hydroxyethylcellulose, Oleth-16, Centella asiatica leaf extract, Spent Grain Wax, CI 77491, Parfum (Fragrance), Caprylic/Capric Triglyceride, Persea Gratissima Oil Unsaponifiables, Tochopherol, Retinyl Palmitate.