Plasmage: la nueva herramienta que ha revolucionado el mundo de la medicina estética

Es la sustitución no quirúrgica y no invasiva de la blefaroplastia.” Carmen Llorente, directora del área médica de The Beauty Concept

Plasmage: la nueva herramienta que ha revolucionado el mundo de la medicina estética

Elimina manchas, cicatrices y marcas de acné de forma muy notable

Madrid, 2017.- Existen determinadas particularidades de la piel provocadas por distintos factores que hacen que la percibamos menos atractiva: las arrugas o la piel redundante debido al paso del tiempo, las estrías cuando la piel se somete a estiramientos como los cambios de peso o el embarazo e, incluso, las cicatrices provocadas ya sea por un acné severo o por un trauma. Todas estas circunstancias que se presentan en la piel y se ven reflejados en su superficie normalmente no suelen tener una solución rápida y efectiva hasta ahora, por lo que han sido aceptados como parte de nuestra anatomía.

En The Beauty Concept estamos en una continua búsqueda de nuevos protocolos con el fin de poder acabar con todas estas irregularidades que tanto nos preocupan. Por ello, contamos en nuestros centros con una nueva herramienta que está revolucionando el mundo de la medicina estética, el Plasmage”, explica Paz Torrablba, directora de The Beauty Concept (www.thebeautyconcept.com)

El plasma fraccionado (Plasmage) es una energía basada en el cuarto estado de la materia: sólido, líquido, gaseoso y plasma. Funciona como una evaporación de la lesión con la técnica del punteado para no dejar cicatriz y va suprimiendo poco a poco las finas capas de piel para que alrededor de la incisión las células de la piel actúen de manera regenerativa y de esta manera puedan crear un tejido nuevo. Además, el Plasmage funciona eliminando capas de piel con seguridad porque el sangrado de la piel es prácticamente inexistente y no existe riego de dañarla.

El Plasmage es una herramienta muy versátil que nos permite tratar:

  • Acné activo (desaparece el brote por desinfección).
  • Marcas de acné antiguas y cicatrices en general.
  • En ojos: Siringomas (acúmulos grasos en párpados), xantelasmas.
  • Lipomas, fibromas, nevus, verrugas de todo tipo (incluso víricas).
  • Manchas, léntigos seniles o solares.
  • Los antiestéticos puntos rubí.
  • Código de barras.
  • Excesos de piel en párpados (blefaroplastia no quirúrgica).
  • Estrías.
  • Rejuvenecimiento de escote.
  • Rejuvenecimiento de rodillas.

Se trata de un instrumento muy preciso que no necesita electrodo de referencia para funcionar. Esto se debe a que este dispositivo no es un electrobisturí que tenga como principio de acción la necesidad de hacer que las corrientes atraviesen al paciente, cosa que implica que deba haber un electrodo de referencia (neutro o placa) para ‘cerrar’ el circuito. Por lo tanto, el aumento térmico inmediato en la zona que nos interesa es un efecto directo de la acción del plasma, es decir, es como una evaporación de la lesión estética que nos preocupa”, señala Carmen Llorente, directora del área médica de The Beauty Concept.

Es una tecnología innovadora que utiliza plasma generado a través de una descarga eléctrica que comienza acercando el electrodo a la superficie de la piel (sin tocarla), causando un aumento de temperatura en una parte específica de forma muy selectiva y de gran densidad de energía para estimular su contracción instantánea y su tensamiento (sublimación de tejido). De esta forma, genera puntos de sublimación de los corneocitos superficiales sin afectar a la capa de células basales (sin efectos ablativos en la piel), es decir, en ningún caso queda cicatriz”, explica la doctora.

El Plasmage se ha convertido en una auténtica revolución en el mundo de la medicina estética, solucionando problemas que antes solo se podían llevar a cabo de manera quirúrgica. Por ello, en nuestros centros contamos con la última tecnología para satisfacer las necesidades de nuestros clientes y hacerles vivir la mejor experiencia posible.

Sesiones: Depende de cada paciente.

Precio: Es importante tener en cuenta cada caso aisladamente antes de presupuestar porque no es lo mismo tratar una zona concreta que todo el rostro punto por punto.