Toxina Botulínica (BOTOX)

¿En qué consiste?

La contracción repetida de los músculos de la mímica provoca en nuestra piel las características arrugas faciales que son un signo expresivo del paso del tiempo. Aparecen prematuramente alrededor de los ojos, en la frente y el entrecejo. La toxina botulínica es una sustancia que paraliza temporalmente la contracción de los mencionados músculos de la mímica actuando a nivel de la transmisión del impulso nervioso al músculo. Aplicado correctamente sobre los músculos adecuados esta sustancia borra las arrugas faciales por un periodo variable comprendido entre los 6 y los 8 meses, pasado este tiempo será necesario repetir el proceso. La toxina botulínica, se aplica mediante una serie de inyecciones en la zona escogida para eliminar las arrugas administrando previamente una pomada anestésica para que el paciente no sienta dolor en las aplicaciones.

TOXINA BOTULÍNICA (BOTOX)

Resultados:

Sus resultados son excelentes aplicándolo a la región de la frente, para las pequeñas arrugas alrededor de los ojos y en las arrugas del entrecejo. Además podemos modificar la posición de las cejas elevando su zona lateral. Provoca un ascenso de la cola de la ceja que da a la mirada un aspecto más luminoso y atractivo. El botox también puede ser utilizado para disminuir la sudoración excesiva en manos y axilas (hiperhidrosis).
Se empieza a notar al 3 día de haberse infiltrado, consiguiendo su punto álgido a los 15 días. La duración depende de cada paciente, pero se puede decir que hay una media entre 4 y 7 meses.
El procedimiento se realiza de manera ambulatoria, y se puede hacer vida completamente normal, de forma inmediata.