Osteopatía

Osteopatía

La osteopatía es una técnica manual de normalización del movimiento.
Nació en el S. XIX de manos de un médico, el Dr. Andrew Taylor Still, que estaba inmerso en plena guerra de secesión estadounidense viendo cómo existían dolencias para las cuales no había ningún tipo de remedio efectivo. Así empezó a experimentar y registrar las primeras manipulaciones o técnicas de normalización osteopáticas. Técnicas que se han ido desarrollando durante todo el S. XX por parte de discípulos directos del Dr. Taylor.

Cualquier dolor por falta de movilidad articular o por falta de movilidad visceral. También se contemplan las lesiones que tengan un origen emocional (osteopatía sacro-craneal). Mejora dolores producidos por lesiones de desgaste, como por ejemplo en huesos, discos intervertebrales, meniscos…

hosteopatia

La osteopatía diagnostica, registra y normaliza la movilidad músculo-esquelética, por un lado; visceral, relacionándose con el movimiento músculo-esquelético por uniones de tejido blando y conexiones nerviosas; y craneal, afectando a la normalización de información que manda el cerebro a todos los órganos del cuerpo respetando varias normas, como la del dolor. Son técnicas no invasivas.
De esta forma lesiones como la lumbalgia, ciática, cervicalgia, dorsalgia, esguince, escoliosis, cifosis, pubalgia, hombro doloroso, tendinitis, ciertos tipos de hernia discal, protrusión discal, quedan resueltas, en algunos casos o mejoradas en otros, por la acción de devolver al organismo la normalidad de movilidad.
Síndromes o enfermedades como la artrosis, condromalacia rotuliana, ciertos grados de meniscopatía, estreñimiento, aerofagia, ciertos tipos de hernia de hiato, cefalea, migraña, sinusitis, ciertos tipos de alergia, se normalizan por un trabajo de osteopatía craneal, incidiendo sobre el sistema nervioso.

¿Quién practica la osteopatía?

El osteópata, profesional preparado en fisiología, anatomía, anatomía palpatoría, patología traumatológica, reumatológica y neurológica, y biomecánica.